Historia de Sonora

historia sonora personajes

Luis Alberto Zepeda Félix

Escrito por historiadesonora 30-11-2015 en personajes sonorenses. Comentarios (0)

Corría el año de 1974 en Hermosillo, en ese entonces, Luis Alberto era un niño bastante inquieto, le gustaban los retos y hacer travesuras.

El pequeño de 9 años de edad de la colonia Palo Verde, salió de su casa un día dispuesto a jugar con sus amigos, y a demostrarles que era el más hábil del grupo para escalar los cerros aledaños a esa área, sólo que nunca imaginó que ese día le iba a cambiar totalmente la vida.
Luis Alberto Zepeda Félix no solamente se conformó con escalar un pequeño cerro, sino también buscó subirse a una gran piedra, pero desafortunadamente estaba suelta y se vino abajo, aplastando su pequeño cuerpo.
El diagnóstico, una lesión medular que provocó que Luis Alberto nunca más pudiera volver a caminar, pero la historia no acabó, una vida llena de triunfos apenas comenzaba.


Luego de intentar por varios medios de salir de una profunda depresión que se presentó por no poder utilizar sus piernas, en 1988, una persona llegó a la vida de Luis Alberto, se trataba de Mario Haro, quien invitó al joven a formar parte de la selección sonorense de atletismo, en las disciplinas de lanzamiento de jabalina, disco y bala.
“Siempre me había gustado el deporte, desde antes del accidente, es por eso que no dudé en aceptar la invitación, lo vi como una oportunidad de salir de la depresión, de vivir la vida a plenitud”, comentó el atleta.
Inmediatamente Luis Alberto Zepeda empezó a dar resultados, pues se convirtió de inmediato en campeón estatal en jabalina, disco y bala, triunfos que ha venido repitiendo desde 1988, año que empezó a practicar esos deportes.
“Mi recomendación a todos los que pasan por una situación similar es que no se den por vencidos, que existen alternativas como el deporte para salir adelante”, aconsejó el atleta paralímpico.


Además, gracias a sus triunfos, el hermosillense ha conocido países en los que nunca se imaginó estar, representando a México.
“Me tocó conocer Francia, Argentina, Brasil, Grecia, Canadá, Bélgica, China, también estuve en Miami, Florida”, recuerda Luis Alberto.
Los mejores recuerdos los tiene en Atenas, Grecia, en donde le dio la medalla de oro en lanzamiento de jabalina a México, en los Juegos Paralímpicos del 2004, posteriormente en los mismos juegos pero en Beijing, China 2008, ganó la presea de bronce para el país en la misma disciplina.
“Mi meta es llegar a Londres 2012 y ver nuevamente en todo lo alto la bandera de México, ese es un sentimiento que no se puede describir”, manifestó.


Fernando Valenzuela

Escrito por historiadesonora 30-11-2015 en personajes sonorenses. Comentarios (0)

Fernando Valenzuela Anguamea ( Etchohuaquila, Navojoa, Sonora, México, 1 de noviembre de 1960) es un pitcher zurdo de origen mexicano que hizo historia con el equipo de los Los Angeles Dodgers de las Grandes Ligas de Béisbol durante los años 80.

Sus Primeros Años Nació en Etchohuaquila, municipio de Navojoa, Sonora, México, fue firmado como jugador profesional por los Mayos de Navojoa en 1977, después de un Torneo Nacional de 1.ª. Fuerza celebrado en La Paz, B.C.S. y enviado al equipo de Guanajuato de la Liga Central. Para la siguiente temporada picheó para los Leones de Yucatán en la Liga Mexicana de Béisbol en donde llamó la atención del scout cubano "Corito" Varona quien no dudo en recomendarlo con el cazatalentos cubano-estadounidense Mike Brito y fue comprado por los Dodgers en julio de 1979. En la Liga Mexicana del Pacífico jugó la mayor parte del tiempo para los Mayos de Navojoa, luego para los Naranjeros de Hermosillo y en las tres últimas temporadas (2004-2005, 2005-2006 y 2006-2007) lo ha hecho para los Águilas de Mexicali.

Fernando estuvo unas semanas en la sucursal de los Dodgers en ligas menores e hizo un importante papel en San Antonio, Texas equipo de la Liga AA en 1980. De ahí paso a la principal sucursal de Triple AAA: Albuquerque de donde llegó al primer equipo a finales de la temporada en 1980.


Ana Gabriela Guevara

Escrito por historiadesonora 30-11-2015 en personajes sonorenses. Comentarios (0)

Ana Gabriela Guevara Espinoza (Nogales, Sonora, 4 de marzo de 1977) es una ex-atleta mexicana, campeona mundial en París 2003 y medallista olímpica de plata en Atenas 2004 dentro de la prueba de 400 metros planos, de la cual era especialista; aunque también obtuvo resultados notables en 300 y 800 metros. Logró conquistar el 3 de mayo de 2003, los 300 metros planos en 35.30 segundos, récord mundial no superado, esto dentro de una exhibición atlética en el Estadio Olímpico Universitario de la Ciudad de México.


Tras su retiro del atletismo incursionó en la política. Fue candidata del PRD a jefa delegacional por la Delegación Miguel Hidalgo del Distrito Federal en las elecciones de 2009. Es senadora por el estado de Sonora para el periodo 2012-2018, electa por representación proporcional por el PT. Preside la Comisión de Asuntos Migratorios, funge como secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores e integra parte de la Comisión de Seguridad Pública en la LXII Legislatura.

https://youtu.be/0OxBPswTGYc

Alfonso Ortiz Tirado

Escrito por historiadesonora 29-11-2015 en personajes sonorenses. Comentarios (0)

Alfonso Ortiz Tirado (Álamos, Sonora, 24 de enero de 1893 – México DF, 7 de septiembre de 1960) fue un destacado cantante tenor y ortopedista mexicano, igualmente admirado en ambos rubros.

Hijo del Dr. Alfonso Ortiz Retes, hermano del gobernador del estado de Sonora don Carlos Rodrigo Ortiz Retes, y de María Luisa Tirado originarios de Álamos.Pasó sus primeros años en Culiacán, Sinaloa y se trasladó a la Ciudad de México junto con su madre y hermanos, después del fallecimiento de su padre. Cursó la educación primaria y secundaria en el Colegio de Mascarones, donde se pusieron de manifiesto sus aptitudes para el canto.

Posteriormente, ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria y al terminar se inscribió en la Facultad de Medicina; recibió su título profesional en 1919. Como médico cirujano fue miembro de la Academia Americana de Cirugía, de la Academia Indolatina de Medicina, catedrático de la Facultad de Medicina de la UNAM y miembro de diversos organismos médicos de México y el extranjero. Hizo interesantes aportaciones a la ciencia. Su primera inclinación fue hacia la ginecología, pero finalmente se decidió por la ortopedia, con especialización en cirugía reconstructiva.

Fue médico de cabecera de la pintora Frida Kahlo, a quien practicó varias intervenciones. De igual forma, intervino quirúrgicamente en la mejilla al músico y compositor Agustín Lara. Por su gestión llegó a México la primera mesa de Olby para cirugía de espina dorsal.

En su faceta artística estudió en la Academia de canto del maestro José Pierson perfeccionando una cálida voz de tenor natural y se dedicó a recorrer Centroamérica y Sudamérica, Estados Unidos y algunos países de Europa dando recitales, sin descuidar la práctica de la medicina. Su dulce voz y sus numerosos discos fonográficos fueron siempre altamente apreciados en todo el ámbito hispanohablante. Actuó en la película "La última canción" (1933) al lado de la actriz María Luisa Zea.


Su actividad artística hizo posible la edificación del inmueble donde se instaló un hospital infantil, en la calle de Niños Héroes, colonia Doctores, de la capital de México. Este edificio después albergó la Unidad de Cardiología al fundarse el Seguro Social, institución que adquirió el inmueble. En el patio del mismo se encontraba una placa de bronce en la cual se leía: Levanté con mi canto este templo para aliviar el dolor, más los nombres de todos los países en los que se presentó triunfante el “Chino” Ortiz Tirado, como cariñosamente se le llamaba. Desafortunadamente esa placa desapareció cuando el hospital cambió de dueño.

El doctor Alfonso Ortiz Tirado falleció en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1960. Sus restos mortales descansan en el Panteón Francés de la Piedad, en la capital de la República Mexicana.

Desde 1984 en Álamos Sonora se viene celebrando un festival musical-artístico en su honor que puede ser comparado con el Festival Internacional Cervantino. Este festival es titulado "Festival Alfonso Ortiz Tirado" o "FAOT" donde intervienen músicos de talla internacional, y algunas actividades se realizan paralelamente en otros lugares del estado, generalmente el festival se realiza cada año en enero.

https://youtu.be/5iIEbXqfkEs?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/pc2hBlOfKC8?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/PzdeqqneIGI?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/dlPBZdXm5BM?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/OJBy6OboEGU?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/uAs7KlK_g1I?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/zTVu5K5jirI?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/cws7x3C1A-U?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/Tw6hlQBmCLo?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/fxv3SWxhjhg?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/hWnPq_y1EqI?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/cTph8RDACmE?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/eNsvTGlKKGQ?list=PL0A932CCAED7D10AA

https://youtu.be/ewmkF1uW1y8?list=PL0A932CCAED7D10AA

María Félix

Escrito por historiadesonora 29-11-2015 en personajes sonorenses. Comentarios (0)

María Félix

(María de los Ángeles Güereña; Álamos, 1914 - Ciudad de México, 2002) Actriz cinematográfica mexicana. Dotada de una enigmática belleza latina, en su amplia filmografía (que incluye melodramas campesinos y revolucionarios, dramas urbanos y adaptaciones de novelas realistas y naturalistas), encarnó a una criatura altiva y desdeñosa que se rebelaba ante el sometimiento de la mujer al macho arrogante. A medio camino entre la devoradora de hombres y el ideal de la beldad inalcanzable, representó como nadie el arquetipo de la mujer fatal.

Nacida en el rancho El Quiriego, cerca de Álamos, de niña se trasladó a Guadalajara, donde ganó un concurso de belleza. Estuvo casada con el compositor Agustín Lara (autor de Granada y el chotis Madrid, entre otras) y con el famoso cantante y también actor Jorge Negrete con quien formó, en muchas películas, una pareja protagonista que ha pasado ya a la historia de la cinematografía mexicana.


María Félix fue descubierta por el director Miguel Zacarías, quien intentó, y logró, potenciar aquella "apasionada frialdad" que caracterizaba sus actuaciones. Con Miguel Zacarías debutó en el cine en 1942, interpretando la película El peñón de las ánimas, que inició la lista de los filmes en los que compartía reparto con el que iba a ser más tarde su tercer marido, Jorge Negrete. Trabajó por toda Latinoamérica y también en Europa, sobre todo en España, Francia e Italia, donde alcanzó gran popularidad.

El realizador Fernando Palacios le hizo estudiar arte dramático. Con este director consiguió su primer éxito importante en La mujer sin alma (1943), filme en el que tomó cuerpo su arquetipo de mujer bella y altiva. En el mismo año 1943 se le adjudicó el papel estelar de la cinta Doña Bárbara, basada en una adaptación de la obra homónima de Rómulo Gallegos y dirigida por Fernando de Fuentes. En esta película interpreta a una mujer soberbia, dominante, cruel, la clásica "devoradora de hombres" (lo que en el cine estadounidense se denomina "vamp", término procedente del apócope de vampiresa o mujer fatal), que habría de convertirse en su caracterización predominante a lo largo de todas su carrera cinematográfica.

Resultado de imagen para maria felix

La Doña, como solía llamársela, se convirtió pronto en un mito vivientes del cine mexicano. La Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas le otorgó el Premio Ariel a la mejor actriz en tres ocasiones: en 1947, por Enamorada; en 1949, por Río Escondido (ambas películas, al igual que Belleza maldita, dirigidas magistralmente por el Indio Fernández), y en 1951, por Doña Diabla.

Cabe destacar su interpretación en el film Enamorada (episodio de una cualquiera de las múltiples revoluciones mexicanas), en donde María Félix es al mismo tiempo, y en lucha consigo misma, la instintiva, la hermosa, la esquiva y desdeñosa, la brava, la sometida, la rendida, la enamorada... El último fotograma de esta película (el revolucionario parte vencido y la enamorada corre, descalza y jadeante, para unírsele y compartir su destino) puede compararse a los planos finales del Marruecos de Stenberg, con Gary Cooper y Marlene Dietrich como protagonistas, aunque el gesto de María Félix sea más instintivo y, por ello, más convincente.


Los títulos de las películas en las actuó forman una serie interminable. Desde sus inicios, María Félix trabajó prácticamente sin descanso, requerida por directores y productores mexicanos o extranjeros, hasta el punto de que, en ocasiones, llegó a protagonizar tres o cuatro películas anuales. Esto fue, por ejemplo, lo que ocurrió en 1946, cuando interpretó dos películas de título revelador (La devoradora y La mujer de todos) y fue la inolvidable protagonista de Enamorada; también al año siguiente, en 1947, trabajó en La diosa arrodillada, Río Escondido y ¡Que Dios me perdone!

Otras películas de mención obligada son La monja alférez, que plasma en imágenes la azarosa biografía de Catalina de Erauso, aventurera que luchó como soldado en el ejército español del siglo XVII; Amok, adaptación de la novela de Stefan Zweig realizada en 1944 por el director Antonio Momplet; Mare Nostrum (1948), cinta un tanto artificiosa que corresponde a su etapa española, donde la servil sumisión de la línea dramática al lucimiento de la belleza de María Félix no sólo perjudica la continuidad y eficacia del relato, sino que daña también la sinceridad expresiva de la propia actriz y su posible identificación con la heroína; Hechizo trágico y La Bella Otero, biografía no excesivamente fiel de la famosa cupletista, ambas rodadas en 1954; y Los ambiciosos (1959), uno de los filmes que realizó el aragonés Luis Buñuel en su fértil etapa de exilio mexicano.


Completarían la lista Juana Gallo (1961), La Valentina (1964), La casa de cristal (dirigida en 1967 por Luis Alcoriza), La Generala (1970) y Eterno esplendor (1978, bajo la dirección de Jaime Humberto Hermosillo). En 1970 participó además en la serie televisiva La Constitución. Por lo que se refiere al panorama internacional, cabría poner de relieve su colaboración en la cinta French Can-Can, dirigida en 1954 por Jean Renoir. En ella se lleva a cabo una evocación del Montmartre de 1890, que concluye con una brillantísima y frenética escena de baile en el Moulin Rouge. En 1981, la Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas le otorgó un Ariel especial como reconocimiento a su dilatada y fecunda trayectoria cinematográfica, así como por su aportación al panorama interpretativo mexicano.