Historia de Sonora

comidas sonorenses

Seguramente las raíces de la gastronomía sonorense las encontraremos en los productos de la caza, la pesca y la recolección, cuya principal virtud fue la de proveer de energía a los primeros pobladores de este territorio, que ya fuera en los valles, en la costa, en la montaña o en los límites del desierto, supieron integrarse al paisaje e hicieron de su vida cotidiana una cita constante con las señales de la naturaleza.


Tal vez esta sea la principal herencia que hoy puede rescatarse en los pasillos de la comida sonorense: la sabia selección de los productos a partir de las particularidades de la geografía y el clima.


El sonorense ha preferido el trigo sobre el maíz. Fue sembrado por los jesuitas que evangelizaron a los pueblos yaquis. De ahí que las tortillas de harina  el pan virote no pueden faltar en la mesa del sonorense así como las sobaqueras , especiales para preparar las chimichangas .para deleitar cualquier paladar abundan en el estado el chiltepín ,chile verde y colorado, la machaca ,queso fresco, avalamos, bellotas, pitahayas


Ingredientes típicos de la costa: camarón, almeja, callo de hacha, ostiones, y pescado.

  El clima desértico favoreció la deshidratación de la carne y fue así como se logró su seca conservación. Hoy en día la machaca y la carne seca son una tradición que no puede faltar en los hogares sonorenses.


Algunas de las costumbres culinarias sonorenses tienen origen en los guisos y asados europeos. Fueron asimilados e integrados en la cocina regional, por lo cual modificaron y dieron un toque especial que los caracteriza: carne asada, la gallina pinta, caldillo de machaca, caldo de queso, el huacabaque.

Postres: podemos mencionar las coyotas, el cusiri yaqui (calabaza, piloncillo, naranja canela, harina y leche), los bichicoris, los coricos, los ponteduros, atole y tamales de pitahaya.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: